25 de noviembre de 2014

Y dices que no escribo...

El otro día un amigo me recriminaba que ya no escribo. No le falta razón, pero tampoco es del todo cierto: Los blogs y libretas físicas están en barbecho, esperando (y deseando) tiempos más fructíferos; pero no me negarás que derrocho palabrería en otros medios, tal que Whatsapp, Wechat, Telegram, SMS o correo electrónico (llámame nostálgico).
Estos medios actuales me roban mucho tiempo y me resultan poco útiles. Al fin y al cabo un teléfono es para hablar y la comunicación oral es mucho más efectiva y rápida.

No es la primera vez que me apetece mandar el teléfono multifunción (mal llamado smartphone) al fondo de un abismo y regresar, si acaso, al incombustible Nokia 3330, lejos del excesivo control de los actuales terminales y aplicaciones.

Cada vez estoy más decepcionado con la tecnología. Pero la dichosa electrónica no es la única culpable de que haya dejado de publicar.

4 de septiembre de 2014

Las malas noticias

Cuatro personas que me importan lo están pasando mal: Uno tiene una afectación coronaria que le dejará vivir muchos años, pero que le puede hacer perder su puesto de trabajo; otro acaba de ser diagnosticado de tumores y comienza un protocolo de diagnóstico y tratamiento oncológico; otro está en situación de exclusión social por bajas médicas e incapacidad física; otro se está apagando silenciosamente y tengo la sensación de que no le volveré a ver...

Éste tendría que haber sido mi año. 2014, el presunto año ecuador de mi existencia, el año que cumplo 42, esa cifra tan simbólica para mi... El año en que la frustración se apoderó de mi, viendo como mi vida personal se desmoronaba, el desamor se instalaba en mi corazón, las musas me huían... El año en que perdí a un ser querido a quien no vi, no disfruté tanto como me habría gustado... El año en el que las desgracias se amontonaron a mi alrededor y mis seres más queridos sufrían el paro, las escasas ayudas sociales, las injusticias laborales, los contratiempos... El año en que una amiga perdía la ilusión de concebir y la volvía a recuperar... Un rayo de esperanza.

Las últimas cuarenta y ocho horas han sido desagradables y lo que nos queda por delante será un sinvivir.

Sólo espero que todo transcurra con celeridad y se resuelva de la manera menos traumática y más favorable posible. Necesito una buena noticia a la que aferrarme. Necesito creer en algo.

14 de agosto de 2014

28 de junio de 2014

Dudas

Quien esté libre de dudas, que tire la primera piedra.

Llevo mucho tiempo saturado de dudas. Tantas dudas. Y ahora que estoy tomando decisiones por mí y para mí mismo, que estoy siendo egoista por necesidad, sigo teniendo las mismas dudas. Puede que nunca me libre de ellas, pero es que ahora me pesan tanto. Tantas dudas.

Tal vez sea el momento de desaparecer y empezar algo completamente nuevo. No algo definitivo, nada es para siempre, simplemente algo completamente nuevo.

Me quedo con una frase extraida de una canción de Calle 13:

"Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto."

Dudas:

- ¿Estoy haciendo lo correcto? No lo creo.
- ¿Tiene arreglo lo que parece que no lo tiene? No lo creo.
- ¿Se me pasará algún día esta desazón y frustración? Ojalá.
- ¿Aprenderé a vivir solo? Sería tan aburrido!
- ¿Por qué me empeño en pensar que todo tiene arreglo? Debo ser idiota.
- ¿Podré dejar de pensarlo? Estoy en ello.
- ¿Dejaré de echar de menos a las personas que tanto quise y me fallaron?  Es improvable.
- ¿Dejará de doler?

- Saldré de esta...

Hay muchas más dudas. Tantas dudas.

15 de mayo de 2014

SIEMPRE REGRESO

Después de cuatro meses y medio sin publicar nada, de sequía literaria, de completa ausencia de motivación e inspiración, de tantas mentiras y despropósitos... Después de este lavado de cerebro que aún está sin centrifugar, trato de volver a las letras que tanto me han ayudado en ocasiones anteriores.

No sé si lograré volver del todo al punto de partida y empezar a despertar mi pobre elocuencia. Sea como fuere, he vuelto a sentarme delante de las teclas y algo ha salido: Un trocito de mí que sigue buscando la aprobación del mundo.

Hasta pronto, mundo.

TODAVÍA

...//...

Y aunque  no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido

y si beso la osadía
y el misterio de tus labios
no habrá dudas ni resabios
te querré más
                           todavía.

Mario Benedetti
Fragmento de "Todavía".